PANBORIKÉN

El arte de la panadería Low Carb

Libre de azúcar, gluten y harinas refinadas

Sobre nosotros

Isabel Caballer-Correa

Propietaria

Confeccionanamos y distribuimos panes alternativos bajos en carbohidratos, libres de gluten, azúcar, almidones y preservativos a través de nuestro proyecto-empresa artesanal familiar.

Ofrecemos servicio a domicilio, puntos de encuentro y envíos por correo garantizados dentro de PR y hacia EU.

Buscamos llevar el pan a las mesas boricuas que necesitan limitar su consumo de harinas refinadas y otros alimentos inflamatorios / perjudiciales para el metabolismo.

Utilizamos ingredientes limpios y de calidad para su alimentación keto / low carb / gluten free.

Confeccionamos alternativas veganas, libres de huevos, lácteos y otros productos de origen animal.

Preparamos mezclas keto / low carb para hornear sus panes en casa.

¡Y además de todo, les brindamos insuperable responsabilidad y servicio al cliente, porque nos debemos a ustedes!

Para preguntas o para envío a EU estamos disponibles por mensaje de WhatsApp o texto al (787) 258-3641. También puede llamarnos de lunes a viernes entre 9 am a 3 pm.

Nuestra historia

En el año 2016 comenzamos un proyecto familiar que en aquella época nombramos Pan El Guineíto.

Confeccionábamos panes de guineo, calabaza y coco, visitando ferias agrícolas, festivales, entregando a domicilio y vendiendo de sol a sol los fines de semana en un puesto ambulante en Cayey.

Nuestro primer apoyo y los primeros clientes fueron amistades del alma y familia que nos alentaban, nos compraban (y aún lo hacen), compartían promoción, nos acompañaban y nos daban la manos de diversas formas para poder hacer el trabajo. ¡Los amamos!

En el 2018 decidimos hacer un cambio en nuestro estilo de vida luego de comenzar a orientarnos sobre los beneficios de la alimentación baja en carbohidratos. Dejamos de consumir azúcar y harinas refinadas, incluyendo nuestros propios panes.

Nuestra salud mejoró tanto, que no hubo vuelta atrás.

Los primeros panes cetogénicos que hice fueron para consumo propio, y por sugerencia de una amiga empezamos a producirlos para que otras personas pudiesen disfrutar de panes alternativos. Entonces se convirtió en todo un proceso de aprendizaje; un proyecto de vida y bienestar.

Cada día buscamos mejorar el proceso de confección y horneo, el servicio a la clientela, de buscar la mejor forma de llevar el pan a los hogares de las personas que limitan su consumo de carbohidratos refinados, azúcar y gluten. Hacemos todo lo posible por mantener precios razonables para este tipo de producto y ampliar las áreas a las que llegamos.

A través del tiempo hemos servido a la población con diabetes, autismo, cáncer y otras condiciones que buscan mejorar su salud a través de la buena alimentación. Muchas personas que se nos acercan llevaban meses sin consumir un pedazo de pan, tan amado en la mesa boricua.

A lo largo de este camino hemos recibido el apoyo incondicional de familia, amistades, colegas y clientes. No hay palabras para describir el agradecimiento que sentimos. 

Quienes tienen negocios pequeños saben de sobra el inmenso sacrificio que representa cada día mantenerlos a flote. Las larguísimas horas de trabajo, las interminables tareas, las noches sin descanso, la inversión económica y de tiempo necesaria, las preocupaciones porque todo salga a tiempo, el hacerlo todo porque no hay capital para pagar personal adicional...

Pero es enorme la satisfacción al ver los frutos de todo ese trabajo y contribuir a la buena salud de tanta gente hermosa.